Durante su embarazo

El Ejercicio
A menos que exista una razón médica para evitarlo, las mujeres embarazadas pueden y deben hacer ejercicio moderado por lo menos por 30 minutos al menos todos o casi todos los días. El ejercicio puede ayudar a las mujeres a sentirse mejor. Y, las calorías que se queman pueden ayudar a prevenir el aumento de peso excesivo.

El ejercicio puede ayudar a las mujeres embarazadas a evitar la diabetes gestacional, un tipo de diabetes que a veces se desarrolla durante el embarazo. El ejercicio puede ayudar a desarrollar la resistencia necesaria para el parto y el alumbramiento. El ejercicio puede realzar el bienestar y promover la recuperación temprana y rápida luego del parto y el nacimiento del bebé.

Qué puede hacer:
Importante: Antes de realizar cualquier tipo de ejercicio, pregunte a su profesional de la salud.

Considere los siguientes tipos de ejercicio:

  • Caminar
  • Bailar
  • Nadar
  • Montar en una bicicleta fija
  • Aeróbicos
  • Yoga

Antes, el embarazo era una buena excusa para sentarse y no hacer nada. Pero los tiempos han cambiado para las mujeres embarazadas que gozan de buena salud. En enero de 2002, el Colegio de Obstetras y Ginecólogos de los Estados Unidos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG) dió a conocer sus nuevas recomendaciones para el ejercicio durante el embarazo y el período posterior al parto que animan a muchas más mujeres a mantenerse activas y en buen estado físico durante el embarazo.

Qué dicen las recomendaciones
El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. recomienda que las mujeres embarazadas saludables hagan por lo menos 2 horas y media de ejercicio aeróbico cada semana. Esto significa que la mayoría de las mujeres embarazadas deben tratar de hacer ejercicio aeróbico por 30 minutos casi o todos los días. Ejemplos de ejercicio aeróbico lo son el caminar, nadar y bailar.

Por qué hacer ejercicio es bueno para usted
En el corto plazo, el ejercicio nos ayuda a todos a sentirnos mejor física y emocionalmente y, además, las calorías quemadas ayudan a evitar el aumento excesivo de peso. Las personas que hacen ejercicio en forma regular desarrollan músculos, huesos y articulaciones más fuertes. Además, con el tiempo, los beneficios son incluso mayores: menor riesgo de muerte prematura, enfermedad cardíaca y otras enfermedades graves.

Pero en el caso de las mujeres embarazadas, el ejercicio tiene beneficios adicionales. Se ha comprobado que el ejercicio puede ayudarles a evitar la diabetes de gestación, un tipo de diabetes que a veces se desarrolla durante el embarazo. A las mujeres que ya han tenido diabetes de gestación, también se les recomienda hacer ejercicio en forma regular, además de modificar su dieta, para mantener la enfermedad bajo control.

El ejercicio puede ayudar también a aliviar el estrés y desarrollar la resistencia necesaria para el parto. También vale la pena mencionar que el ejercicio puede ser muy útil para hacer frente al período post-parto. Puede ayudar a las madres primerizas a mantener bajo control la depresión, recuperar su energía y perder el peso que adquirieron durante el embarazo.

Antes de empezar
Antes de empezar cualquier actividad física, hable con su profesional de la salud. No todas las mujeres embarazadas deben hacer ejercicio, especialmente si tienen un riesgo para el parto prematuro o sufren de una enfermedad seria, como del corazón o de los pulmones. Por lo tanto, revise con su profesional de la salud antes de empezar un programa de ejercicio.

Luego, decida qué tipo de ejercicio desear realizar. Escoja aquellas actividades que usted disfrutará. Usted querrá probar varios. Por ejemplo, caminar por 30 minutos es una forma excelente de obtener los beneficios aeróbicos del ejercicio, y no necesita hacerse miembro de un gimnasio o comprar equipos especiales. Usted también puede correr o bailar, si así lo desea. El nadar es otro tipo de ejercicio que es muy bueno para las mujeres embarazadas. El agua soporta el peso del cuerpo y provee resistencia que ayuda a aumentar su ritmo cardíaco. Usted también puede tomar una clase de yoga o de aeróbicos diseñadas para las mujeres embarazadas. Encontrará que realizar una variedad de actividades la ayudarán a mantenerse motivada para continuar haciendo ejercicio durante el transcurso de su embarazo - y más allá.

Tenga cuidado al escoger un deporte. Evite las actividades que pueden ponerla en riesgo de lesiones, como montar a caballo, o esquiar cuesta abajo. Evite los deportes que pueden lastimarle el abdomen. Especialmente después del tercer mes, evite aquellos ejercicios en donde tenga que acostarse boca arriba porque puede reducir el flujo de la sangre al útero y poner en peligro al bebé. Nunca bucee porque puede causar problemas muy serios en el sistema circulatorio del bebé.

Cuando haga ejercicio, préstele atención a su cuerpo y a cómo usted se siente. No se extralimite. Hágalo gradualmente. Si usted sufre de un problema serio, como el sangrado vaginal, mareos, dolores de cabeza, dolor en el pecho, disminución en los movimientos del bebé o contracciones, pare de hacer ejercicio y llame a su profesional de la salud inmediatamente.

Con un poco de cuidado, usted podrá lograr y mantener un estado físico que sorprenderán a su abuelita. Usted se sentirá y se verá mejor. Y sí, usted puede poner los pies en alto y descansar - luego de haber ido a caminar.

Octubre del 2008

AddThis Bookmark

Send your questions to our health information specialists at askus@marchofdimes.com