Mamá y bebé

Cómo Amamantar a su Bebé: Estrategias para Hacerlo Bien
Muchas mamás están aprendiendo acerca de la importancia de la lactancia materna. De hecho, casi 4 de 5 mamás en los EE.UU. amamantan a sus bebés-lo más alto que se ha visto en 20 años. La leche materna es el mejor alimento para el bebé durante el primer año de vida. Los estudios demuestran que los niños que son amamantados sufren menos infecciones de oídos, infecciones del tracto respiratorio e infecciones del tracto urinario que los niños que son alimentados con fórmula. Los bebés alimentados con leche materna tienen menos probabilidades de desarrollar obesidad en la niñez, una epidemia creciente en los EE.UU.

Es muy importante que los bebés reciban leche materna durante los primeros meses de vida. Mientras que la fórmula contiene vitaminas esenciales para la salud de su bebé, la leche materna provee ciertos nutrientes, anticuerpos y proteínas que pueden proteger a su bebé de enfermedades comunes para ayudarlo a crecer fuerte.

Todos los bebés necesitan recibir suficiente vitamina D para ayudar a prevenir una enfermedad debilitante de los huesos llamada raquitismo. Los bebés amamantados necesitan gotas de multivitamina que contengan vitamina D desde los primeros días de vida. Algunos bebés amamantados pueden necesitar hierro.

Recuerde - la lactancia es una destreza natural, pero también es una destreza aprendida. Sea paciente y dese a usted y a su bebé tiempo para dominar esta habilidad.

Si no está segura
Aunque no esté segura sobre la lactancia, usted puede intentarlo en el hospital. Su cuerpo podrá producir leche mejor inmediatamente luego de dar a luz.

Si usted comienza a amamantar y decide parar, usted puede cambiar a fórmula. Pero, una vez usted cambie a fórmula le será mucho más difícil y hasta imposible cambiar a la leche materna más tarde.

Cómo amamantar al bebé
Los recién nacidos alimentados con leche materna deben comer de 8 a 12 veces en 24 horas (cada 2 a 3 horas). Algunos consejos para darle leche de su pecho al bebé:

  • Siéntese y sostenga al bebé de forma tal que la barriguita de él toque su vientre.
  • Sosténgase un pecho con la mano y tóquele los labios con el pezón.
  • Cuando abra la boca, acérquelo firmemente a su pecho. El bebé debe tener al menos ½ pulgada de su aréola (la parte oscura del pecho que rodea el pezón) en la boca para que la leche comience a fluir. Si le duelen los pezones, los tiene agrietados o le sangran, el bebé no se ha enganchado correctamente.
  • Hable con su profesional de la salud si necesita ayuda.

Vea la guía ilustrada de la lactancia para más información.

Ropa cómoda
Algunas compañías venden ropa especial para las mujeres que amamantan, permitiendo que la lactancia sea un poco más discreto. La ropa es conveniente, pero usar una camisa que pueda levantar en vez de desabotonar también puede ser útil.

Una vez su bebé esté prendido a su seno, usted puede acomodar la camisa para tapar el seno. Practique en frente de un espejo hasta que se sienta cómoda. Si usted es algo tímida, un chaleco, poncho o suéter puede proveerle cobertura adicional.

Los sacaleches
Las madres que se reintegrarán al trabajo o a los estudios usualmente necesitan un sacaleche. La frecuencia al extraerse la leche depende si usted alimentará al bebé solamente con leche materna o con ambos leche materna y leche de fórmula. Dado que usted no sabrá por adelantado cuan frecuente usará el sacaleche, lo mejor es obtener un sacaleche luego que nace el bebé.

Hay una variedad de sacaleches disponibles. Las mujeres que se extraen la leche con poca frecuencia pueden optar por un sacaleche manual, mientras que las mujeres que trabajan fuera de la casa pueden optar por un sacaleche doble eléctrico. Una asesora en lactancia puede ayudarla a evaluar sus necesidades y escoger sabiamente.

Investigue hasta que encuentre el mejor sacaleche para usted. También necesitará bolsitas o botellitas para almacenar la leche materna extraída.

Los precios de los sacaleches varían dependiendo del modelo. Asegúrese de comparar precios. Algunas compañías de seguro de salud ayudan a cubir el costo de los sacaleches. Averigüe si su seguro cubre parte del costo.

También puede optar por alquilar un sacaleches. Para muchas familias, esta es una solución económica. Hable con su profesional de la salud o el personal del hospital para más información sobre dónde puede alquilar un sacaleches.

Reusar un sacaleches de una amiga es seguro siempre y cuando usted compre accesorios nuevos (tubos, bolsitas de almacenamiento, botellas o biberones, chupetes).

La lactancia materna en el trabajo
Si usted planea regresar al trabajo, probablemente desea continuar alimentando a su bebé con leche materna. Antes de comenzar con su licensia de maternidad, pregunte si su lugar de trabajo tiene normas o un beneficio para la lactancia. El que su lugar de trabajo la ayude a continuar con la lactancia materna es beneficiante para el empleador, porque las madres de bebés alimentados con leche materna pierden menos días de trabajo ya que los bebés se enferman con menos frecuencia.

Pregunte si le pueden facilitar un lugar privado y tiempo para extraerse leche materna. Hable con su jefe acerca de trabajar desde su casa algunos días en la semana o si puede reintegrarse al trabajo a tiempo parcial.

Usted probablemente necesitará extraerse la leche de dos a tres veces en un día completo de trabajo, de 10 a 15 minutos cada vez. La mayoría de las mujeres que trabajan encuentran que los sacaleches eléctricos son fáciles de usar y eficientes.

El cuido de niños debe apoyarla a usted y a su bebé al alimentar a su bebé con la leche extraída y permitir que usted alimente a su bebé durante el día de trabajo, de ser posible para usted.

Almacenando la leche materna
La leche materna puede almacenarse en el refrigerador o congelador. Escriba la fecha de almacenamiento antes de congelarla o ponerla en el refrigerador.

Usted puede almacenar leche materna hasta 3 meses en un congelador con una puerta aparte. Si usted tiene un congelador dentro del refrigerador, almacene la leche por no más de 2 semanas. La razón es que las puertas de los refrigeradores se abren y cierran con más frecuencia que las puertas de los congeladores separados.

Para calentar la leche, coloque la botella o bolsita bajo agua caliente del grifo o un recipiente con agua tibia. Agite la botella y luego pruebe la temperatura de la leche en la parte trasera de su mano. Siempre huela y pruebe la leche materna antes de ofrecérsela a su bebé, para estar segura de que está bien.

La lactancia materna y el dormir
Tenga cuidado de no quedarse dormida cuando lacte a su bebé. Esto puede aumentar el riesgo de asfixia para su bebé.

Qué puede hacer

  • Busque un profesional de la salud para usted y su bebé que apoye la lactancia.
  • Tome clases para aprender sobre la lactancia antes de que el bebé nazca. Pregunte acerca de las clases en su zona a su profesional de la salud, un asesor en lactancia (un experto en la lactancia materna), a La Liga Internacional de la Leche, o a un educador del parto.
  • Pregunte si el lugar en donde dará a luz apoya la lactancia.
  • Dígale a las enfermeras en el hospital que usted desea amamantar a su bebé. No deje que le den fórmula a su bebé.
  • Pida ver al asesor en lactancia mientras está en el hospital para que la ayude a contestar cualquier pregunta que tenga.
  • Pida que su bebé esté en su habitación con usted mientras permanece en el hospital para que pueda amamantarlo cuando él quiera.
  • Busque a alguien que haya disfrutado y tenido éxito con la lactancia. Pídale consejos e información.
  • Obtenga la ayuda y el apoyo de su pareja.
  • Busque un grupo de apoyo para la lactancia en su zona. La Liga Internacional de la Leche ofrece dicha ayuda. Llame al 1-800-LA LECHE.
  • Aprenda sobre la lactancia al leer y mirar DVDs. Su biblioteca local también puede tener buenos recursos.
  • Si usted toma medicamentos, hable con su profesional de la salud acerca de su seguridad mientras amamanta a su bebé.

Febrero del 2010

AddThis Bookmark

Send your questions to our health information specialists at askus@marchofdimes.com